Páginas vistas en total

domingo, 21 de septiembre de 2014

El viaje cósmico de mi madre

Mi Mami se fue a otra dimensión. Estamos aquí, adaptándonos a esta nueva realidad... Es todo un proceso de ejercitarnos en una etapa de vida que se inicia ahora sin su presencia. Hoy, esta tristeza me sirve para explorarme como el ser espiritual que soy viviendo una experiencia humana...
Comienzo por disfrutar y agradecer el cariño de la familia y amigos que nos conforta. Doy gracias por tantos, tantos amigos cultivados que muestran su solidaridad con mensajes, llamadas, oraciones.
El intelecto me dice que poco a poco la cotidianidad me permitirá sentir de otra forma esa ausencia física. Y, al mismo tiempo, mi corazón sabe que es una gran mentira, piadosa, pero mentira al fin, pues sé que la echo en falta… Descubro que hay un espacio que sin estar presente está lleno y vacío al mismo tiempo… Un espacio en los oídos porque ya no la escucho; un espacio en las manos, por no tocarla más; un espacio en los labios, por no besarla; en mis mejillas por no recibir sus besos... Un espacio en los ojos por el puesto desocupado en la mesa, en el sofá, en la cama... A la vez ese espacio está lleno de experiencias juntas, de memorias reconfortantes, de risas y peleas compartidas. Nada ni nadie puede hacer algo de ese espacio...
Sigo explorando lo que este ahora me trae. Me maravillo con el amor incondicional de sus nietos, mis sobrinos, mostrado en hermosos y sentidos textos. Me conmuevo al ver a mi Papito con una gran capacidad de aceptación, tranquilidad, sosiego, aún en el desamparo, buscando en qué ocuparse, aceptando que la vida es…
Y yo… Aplico mi propia filosofía de vida. Sin expectativas, sin justificaciones, amando lo que es. Los sentimientos míos y de los otros, los “consejos” de familiares y amigos, las palabras de consuelo, el abrazo y las lágrimas compartidas, me indican donde estoy de mi camino de felicidad… Todo está en mí, los pensamientos pueden hacerme sufrir y solo yo decido cambiar de dial para ubicarme en una “emisora” que resuene con mi proceso de bienestar, armonía, paz y felicidad…
Quiero agradecer INFINITAMENTE por los abrazos, por el acompañamiento en vivo y a través de los mensajes recibidos. Cada uno fue una gran caricia caliente amorosa que me sirve para reafirmar que el amor es más grande, que la distancia es solo un número; sin importar que tan lejos estemos, nos mantenemos unidos. ¡GRACIAS A TODOS!!!

viernes, 8 de agosto de 2014

GOMBRICH, Ernst. “Las humanidades en pie de guerra: la Universidad en crisis”

De acuerdo al discurso pronunciado por Gombrich en la Conferencia de Educación del Norte de Inglaterra, Chester, en enero de 1985, el propósito de todo profesor universitario, llamado por él: lector, es la de promover con investigación y, de acuerdo a las universidades venezolanas, con docencia y extensión “el avance de su especialidad”.  Apunta, además, que las humanidades han estado amenazadas con desaparecer de los programas universitarios desde hace más de tres décadas. Sobre todo por esa concepción de muchos científicos que señalan la importancia de las tecnologías frente a las artes y el pensamiento humanista.
Entonces Gombrich aboga por la promoción de la educación superior  fundamentada en la  transmisión del conocimiento, de profesor a estudiante. Y ese conocimiento deberá estar acompañado de actitudes para la investigación; entendiendo que no es solo escuchar y asumir como propio lo que los profesores trasmiten, sino que tiene que existir una actitud crítica, de discusión, poner en tela de juicio lo que el profesor dice y enseña, para confrontarlo y asumirlo. A esto hay que sumar que tanto docentes como aprendices, tendrán la oportunidad de escribir y compartir los avances de sus investigaciones, publicar libros, dar conferencias, hacer reseñas, participar en debates públicos, mas que como un acto de promoción, como una oportunidad de compartir lo que se está haciendo, los hallazgos, para integrarlos y aplicarlos con otros colegas de la misma área o de especialidades afines y relacionadas.
Sin embargo eso puede verse como una utopía, pues la realidad de la educación superior, sigue siendo en la actualidad, una educación con base en la rutina, en las clases donde el profesor habla y el estudiante copia apuntes, donde la investigación es escasa y, por lo general, solo se da al final de la carrera con los trabajo de grado. Qué, dicho sea, se circunscriben a investigaciones sin rigurosidad en el método y casi siempre presentadas solo para cumplir con el requisito de grado.
Es muy escasa la promoción de la actitud hacia la creación, hacia la discusión de nuevas ideas. Esto se observa fácilmente con el lugar que se le ha dado a las bibliotecas y que cada vez persiste más. Gombrich dice que “…las humanidades no pueden cumplir su función sin la herramienta más importante, las bibliotecas,…”. Ciertamente, cuando se habla de recortar presupuesto a las universidades, desde tiempos inmemorables, la primera que sufre el recorte son las bibliotecas. Y presenta una maravillosa metáfora:
Una biblioteca que sus colecciones no están completas o en la que se descuidan las nuevas publicaciones es como un concierto importante en el que faltan teclas o cuerdas.
Ahora bien, en cuanto a los planes de estudio, Gombrich plantea varias propuestas. La primera propuesta está enfocada en que hay que enseñar “hechos y dudas”. Se entiende por los hechos aquello que enseñan los libros. Mientras por  dudas se refiere al trabajo intelectual de comprender, asimilar, indagar, interpretar, aplicar e integrar el conocimiento, ese trabajo intelectual que va más allá de memorizar y tiene más relación con la comprensión, con el proceso de análisis y síntesis. Pero para llegar a ello, los profesores también habrán tenido que diferenciar entre los hechos y las dudas.  
Otro aspecto que menciona Gombrich en su conferencia de hace casi treinta años, que está muy vigente en esta segunda década del siglo XXI, es el papel que cumplen las comunicaciones, en especial la internet, con todas sus redes sociales y la rapidez e inmediatez en la trasmisión de la información. Para su momento advertía que los medios de comunicación servían para que circulasen “insensateces y cosas peores”; con todo, también reconocía su valor para trasmitir los avances de las investigaciones. Hoy día esto es una maravillosa realidad. Cualquier investigador en cualquier parte del mundo con acceso a internet, puede tener información inmediata de qué se está haciendo en su área y quien está trabajando en ello.
Avanzando en la conferencia, hay otro tema que se podría de calificar de álgido: lo referente al sistema de tutorías y que está ligado al aspecto de la brecha entre pregrado y postgrado. Para Gombrich, el sistema de tutorías podría significar una mayor cercanía entre los profesores y los estudiantes; esto podría garantizar que unos y otros se involucraran más, formando un equipo que facilite la investigación. Él vislumbraba que eso que podría significar un gasto mayor para la universidad, comprendiendo que el sistema de tutorías implica menos estudiantes por docente, al final serviría de un empuje a la investigación. De hecho, hace una analogía entre los requisitos de ingreso y la primera etapa en la universidad, con los ritos de iniciación de algunas culturas.
No tengo razones para dudar de que los ritos de pubertad cumplan una función en la vida de las sociedades tribales, y sé que lo mismo puede valer para nuestros hermosos campos juveniles. Junto al sistema de tutorías, que consiste en una estrecha relación entre profesor y alumno, nada es más importante, al fin y al cabo, que el contacto con nuestros iguales.
Por otra parte, identifica el proceso de evaluación como una “ordalía” (conocida como la prueba ritual usada para averiguar la culpabilidad o inocencia de una persona acusada). Esto lleva a recordar que en la mayoría de las universidades públicas venezolanas el sistema de evaluación sigue siendo el de los exámenes finales, en contraposición a las universidades, institutos y colegios universitarios, sobre todo privados, donde la evaluación es continua.  Entonces afirma que una forma de hacer avanzar las especialidades es con las evaluaciones- Los exámenes finales muestran donde se encuentra el candidato. Aquí usa otro magnífico símil:
Sospecho que se puede obtener un sobresaliente en historia del arte sin haber visto nunca una pintura china ni un templo griego.
Por otra parte, Gombrich dice que el estudiante haría bien en dedicar tiempo en aprender nuevos idiomas. Además de fortalecer destrezas orales y escritas de la lengua materna, deberá adquirir herramientas técnicas de otros idiomas y de las lenguas clásicas. Esto le facilitará la interpretación y comprensión de las obras de la literatura universal, así como conocer el vocabulario de otras culturas, como una puerta a sus modos de pensar, sus ideas y contrastar los hábitos mentales propios y de los otros. Se podría asegurar que con aprender nuevos idiomas, el estudiante tiene una mayor disposición a desarrollar competencias para la lectura y la redacción de textos.
Casi al final de su discurso, Gombrich propone los dos primeros años en la universidad los estudiantes tendrían “…un período de trabajo muy intenso, y los estudiantes deberían dedicar a él todo su tiempo.” El tiempo libre es  para leer libros o asistir a conferencias, cursos, conversatorios que le sirviesen para decidir qué temas quisieran estudiar si decidiesen graduarse.
En conclusión, las universidades están en crisis y seguirán en crisis, mientras no se haga una revisión de su verdadero propósito: una institución para la creación y aplicación de conocimientos, donde las humanidades siguen siendo una disciplina que juego un importante rol en la enseñanza y el aprendizaje, como asuntos muy personales que no pueden ser gobernados por una equiparación burocrática.

* * * * * * *

(C) Maracay, 2014

jueves, 2 de enero de 2014

Me gusta la Navidad

A mi me gusta la Navidad. Me gusta con todo: gaitas, compras, colas para entrar a los centros comerciales, gente preocupada por el precio de los ingredientes de las hallacas; buscar rebajas entre los buhoneros; fiesta de rojo, verde, escarcha, luces, guirnaldas, lazos, flores de navidad (papagayos) por doquier.

Me gusta porque hay como un espíritu diferente. Las personas son más amables; hay sonrisas en los rostros de los transeúntes y todos quieren celebrar
… Siento que hay una mejor disposición a hacer todo con más cariño. A medida que se acerca el 24 de diciembre, cualquiera te desea una Feliz Navidad, te sonríen, somos más amables

Navidad es abundancia de encuentros, amigo secreto, intercambios. Por cierto, he observado gratamente que hay como un mayor c
onsenso a entender que el sentido del amigo secreto y el intercambio entre el grupo de compañeros de trabajo, de estudio y hasta en el grupo familiar,  es dar y recibir un obsequio que por razones económicas no podríamos hacer para cada uno de nuestros amigos, compañeros y familia. Así todos reciben y dan un obsequio, que de acuerdo a las posibilidades de cada grupo le ponen un límite al precio, haciendo que las cosas sean más equitativas… He visto, por ejemplo, que se hacen intercambios de peluches, de discos, de películas, de tazas, hasta de chocolates. De esta forma todos quedamos satisfechos al tener todos un objeto de precio, tamaño y posiblemente, hasta calidad similar.

Por otra parte, también se disfruta en estos días de una mejor disposición a perdonar, a aceptar que podemos cometer errores; olvidar viejos rencores. Muchas personas se disponen a decorar sus casas, cambian el color de las paredes, hacen arreglos y modificaciones que tenían pendientes; hay como un mayor espíritu de colaboración entre todos.

A veces pienso que Navidad debería ser todo el año. Bueno, no es una idea nueva, ya antes se me han adelantado con este deseo. La verdad es que en estas fechas, por todo lo antes dicho, se refleja el cariño y las ganas de compartir. Por ello, aquí les dejo algunas frases al estilo de aquellos muñequitos de finales de los años setenta: Amor es


Navidad es… Concentrarte en lo que tú piensa de ti… en vez de concentrarte en lo que la gente piensa de ti.

Navidad es… Saber que todo lo que elegimos nace de un pensamiento de amor, o, un pens
amiento de miedo. En momentos de duda, penurias o temor, pregúntate: ¿Qué haría el Amor?

Navidad es
… Crear abundancia para ti mismo… y para ¡alguien más!!!

Navidad es… Saber que la vida te permite cosechar todo lo que has sembrado.

Navidad es… compartir
tus riquezas espirituales y materiales.

Navidad es
… Renovar tus deseos en la seguridad que se harán realidad.

Navidad es… Desearles a todos ustedes los mejores días de fiestas, sabiendo que sólo en nosotros está la elección de vivir cada día como una Na
vidad.




* * * * * * *
Evelyn Ranauro-Borges