Páginas vistas en total

domingo, 7 de mayo de 2017

Venezuela hoy

Aún en las horas más aciagas de un pueblo que busca su libertad; en una nación donde sus habitantes escarban restos de comida en la basura; sin medicinas básicas; con decenas de niños, jóvenes, madres y trabajadores que los convierten en presos políticos por disentir del gobierno. Es indignante, muy doloroso ver jóvenes que mueren por la represión del Estado.

 Y hay un pueblo que también trabaja, que su mejor forma de protestar es asegurar que hace su trabajo a tiempo y bien hecho, con alegría y positivismo.  En medio de las bombas lacrimógenas, hay
bendiciones  constantes, niños que nacen, personas que hacen el amor, jóvenes que están recolectando fondos para sus fiestas de graduación, se abren nuevos restaurantes, tiendas, negocios y muchos otros eventos que muestran que un país que lucha es un país que también puede y necesita que su gente ría y celebre las buenas noticias.

Quienes me conocen, saben que mi naturaleza es el optimismo patológico.

En mis reflexiones hago énfasis en como la armonía, la paz y la felicidad son elecciones personales. Ello está en concordancia con el Ser que soy.
Hoy con todo lo que nos toca vivir, cada uno de nosotros vive su duelo a su modo. 

Yo busco en mis experiencias, con mis herramientas, la forma de fortalecerme y seguir brindando mi trabajo y mi amor a quienes me rodean y con quienes me relaciono. Muchas veces me han leído y escuchado decir que cada uno da lo que tiene en su corazón.  No es indiferencia. Es conocerme y saber cual es mi fortaleza para ayudar con lo que sé y con lo que soy. Cuando hay crisis, surgen personas que llevan espectáculos, bailes y comedia para brindar a quienes están al frente de las batallas. 

Entonces,  suelto todo juicio y toda crítica. Y te pido que hagas lo mismo. Si no estás de acuerdo conmigo, suéltame y bendíceme, que yo hago lo propio por ti…
Evelyn  Ranauro-Borges / Maracay, domingo 7 de mayo de 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario